Twitter Facebook Flickr YouTube

La ciencia moderna reescribe la historia del arte primitivo

1412780392_926367_1412787749_noticia_grande

Aunque una de las pretensiones del arte sea la universalidad, el hombre no puede escapar de su circunstancia, y por eso la evolución del arte es innegable, hasta el punto de que puede trazarse un límite difuso entre el arte que está dentro de nuestra circunstancia y el que se ha quedado fuera. Esa línea está trazada con tiempo, con espacio, con cultura, con tradición, dejando que la emoción pretendida por el artista se quede diluida en datos históricos. Por eso el arte que a día de hoy nos pertenece en toda su inmensidad es el arte contemporáneo; vivimos en su circunstancia, así que la conocemos, y además tenemos acceso a su retrospectiva, o a esa interpretación aproximada de la historia que le precede. Esa historia que empezó el hombre embadurnando paredes con polvo de piedras de colores, por las razones que ese primer hombre tuviese, tan propias de su naturaleza y tan valiosas como las que tenemos ahora. Ese hombre primitivo trató de dejar una huella imperecedera y universal: sus manos sobre una pared que hizo de lienzo, los primeros atisbos de la figuración dibujando el contorno de animales, haciendo una abstracción que a día de hoy nos sigue fascinando por reconocible.

Hasta este año los hallazgos más antiguos encontrados de arte rupestre estaban localizados en Europa: los discos rojos de la cueva de El Castillo (40.800 años) en Cantabria, el bisonte de Altxerri de Guipúzcoa (39.000 años), la famosa Altamira (35.600 años), o la cueva de Chauvet en Francia (32.000 años),  producidos durante la última glaciación, en el período de transición entre el paleolítico y el neolítico.

AltamiraBison

Altamira

Se analizaron una serie de pinturas rupestres halladas en Indonesia que, aunque hubiesen sido descubiertas hace 50 años, nunca se habían sometido a pruebas de datación, asumiéndose que no tendrían más de 10.000 años de antigüedad. El arqueólogo Maxime Aubert y sus colegas de las universidades de Griffith en Gold Coast y Wollongong en Nueva Gales del Sur, ambas en Australia, y el Centro Nacional de Arqueología en Yakarta, Indonesia, publicaron este año los resultados de los análisis: esas obras tienen al menos 40.000 años de antigüedad, así que son contemporáneas al arte rupestre europeo.

Este descubrimiento implica que el hombre que llegó a Europa desde África, hace más de 50.000 años, no desarrolló allí ese algo especial que le diferenciaba del resto de humanos del mundo: capacidad de abstracción y creación de lenguaje a través del arte. Si el hombre también hacía arte en Indonesia puede implicar dos cosas: el arte rupestre podría haber surgido de forma independiente más o menos al mismo tiempo en las primeras poblaciones humanas modernas de Europa y del sudeste asiático, o podría haber sido ampliamente practicado por los primeros humanos modernos que salieron de África decenas de miles de años antes. Si es así, entonces el arte podría tener orígenes más profundos. La similitud entre la técnica y el tipo de pigmentos empleados tanto en Indonesia como en Europa nos hace creer que las representaciones artísticas, fuese cual fuese su intención, nacieron en África hace más de 50.000 años y se extendieron por el mundo.

Huellas-de-manos-en-una-de-las-cuevas-indonesias

Indonesia

En Indonesia se hallaron dos tipos de pinturas rupestres: unas manos humanas pintadas por la técnica del estarcido –utilizando una mano como plantilla y lanzando pintura a su alrededor- que tienen al menos 40.000 años, lo que las convierte en la muestra más antigua de este tipo de arte, y la pintura de un babirusa hembra, un gran cerdo primitivo de colmillos curvos que se alimentaba de fruta que supera los 35.400 años, lo que también significa que es uno de los motivos figurativos más antiguos del mundo.

1412780392_926367_1412788687_sumario_grande

Indonesia

Estos pintores ancestrales empleaban como pigmento piedras de colores molidas que mezclaban con resinas o ceras. Para los rojos utilizaban óxido de hierro III (hematita) o sulfuro de mercurio (cinabrio), para los negros y marrones carbón vegetal y dióxido de manganeso (pirolusita). Pero ni los métodos de datación más modernos nos permiten datar el pigmento en sí, así que se analizaron las capas de calcita que se han ido depositando encima del pigmento con el paso del tiempo.

El método de datación más conocido es el del carbono 14, pero éste sólo es útil para datar restos fósiles, no minerales, así que se optó por el método de datación de uranio-torio.

La datación uranio-torio se utiliza para el análisis de carbonatos cálcicos, como la calcita que se ha ido depositando sobre los pigmentos de las pinturas rupestres, ya que ninguno de los elementos puede escapar del mineral, ni otros átomos de ellos pueden entrar una vez se ha formado. En las condiciones de formación de las calcitas el uranio es soluble mientras que el torio no lo es, por lo que cuando se forma el depósito mineral contendrá uranio pero no torio.

La cantidad del isótopo uranio 234 (U-234) que podemos esperar tener en una calcita recién formada es del orden de partes por millón o inferiores, y ese U-234 se va transformando en Torio 230 (Th-230) por medio de desintegración tipo alfa.

250px-Alpha_Decay.svg

La desintegración alfa o decaimiento alfa es una variante de desintegración radiactiva por la cual un núcleo atómico emite una partícula alfa y se convierte en un núcleo con cuatro unidades menos de número másico y dos unidades menos de número atómico (pierde dos protones y dos neutrones). Se le puede considerar una emisión espontánea de núcleos de helio a partir de núcleos de átomos más pesados, mediante un proceso de fisión nuclear espontánea. Este tipo de desintegración es típico únicamente de los núcleos atómicos muy pesados, como por ejemplo el U-234, que cuando pierde una partícula alfa, se convierte en Th-230.

alfa

Si tenemos una cantidad conocida de U-234, y vamos midiendo el tiempo que tarda en transformarse en Th-230, habremos dado con un método de datación, ya que podremos relacionar la proporción U-234/Th-230 con la antigüedad de la muestra.

Una vez determinada la proporción U-234/Th-230 presente en la calcita que se ha depositado en la superficie del pigmento utilizado en la pintura rupestre podremos calcular el tiempo que ha transcurrido desde que se formó esa capa hasta la actualidad.

Este método ya se había utilizado en 2012 para datar 50 pinturas de 11 cuevas diferentes en el norte de España, incluyendo las cuevas de Altamira, El Castillo y Tito Bustillo, y gracias al cual se pudieron corregir los datos que antes manejábamos. La sorpresa fue que las pinturas son entre 4.000 y 10.000 años más antiguas que las encontradas en la cueva francesa de Chauvet y consideradas hasta ahora la cuna del arte rupestre. Y la siguiente sorpresa es que las pruebas de la existencia de humanos modernos en el norte de España se remontan a hace 41.500 años, y antes de esto había neandertales, así que estos resultados muestran que o bien los humanos modernos llegaron con la pintura como parte de su cultura, o lo desarrollaron poco después, o quizás estas pinturas son arte neandertal.

La conclusión de todos estos hallazgos es que no sabemos ni dónde ni cuándo nació el arte, pero fue mucho antes de lo imaginado, y sus intenciones no fueron aprendidas, sino que están escritas en la naturaleza que nos define. La ciencia no sólo ha posibilitado todas las formas del arte, sino que también las ha ido dotando de pasado.

Fuentes

Pleistocene cave art from Sulawesi, Indonesia. Nature 514  (2014)

U-Series Dating of Paleolithic Art in 11 Caves in Spain. Science DOI: 10.1126/science.1219957 (2012) 

Cómo usar uranio para saber si un neandertal pintó en una cueva. César Tomé, Naukas, 2012

Arte rupestre pionero en Indonesia. Javier Sampedro, Materia (El País), 2014

Las pinturas rupestres más antiguas de Europa están en España y pudieron ser obra de neandertales. Antonio Martínez Ron, La Información (2012)

Imágenes: Wikipedia, cuentos-cuanticos.com, El País (Kinez Riza)

    4 comentarios en "La ciencia moderna reescribe la historia del arte primitivo"

    • Interesante y bien explicado, como siempre.
      🙂

    Trackbacks

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *