Twitter Facebook Flickr YouTube

¿Es tan buena la stevia?

SteviaRebaudiana-01

La stevia o estevia es quizá el edulcorante estrella dentro del mercado de lo que se publicita como natural. Nos lo venden bajo lemas como edulcorante de la planta stevia, origen vegetal o a base de hierbas. Esta estrategia de márquetin sabemos que funciona, que las plantas resultan más atractivas que los nombres de las sustancias que se extraen de ellas, pero ¿el edulcorante que llamamos stevia realmente es una planta? ¿tiene tantas cualidades como se cuenta?

La Stevia rebaudiana es una planta subtropical (un pequeño arbusto perenne) de la familia de las asteráceas que se cultiva actualmente en casi todo el mundo, pero originariamente proviene de Sudamérica. Las hojas de la planta Stevia contienen varios compuestos llamados glucósidos que son los que otorgan el sabor dulce. El género Stevia incluye más de 200 especies, sin embargo, sólo dos de ellas contienen glucósidos de esteviol, siendo la Stevia rebaudiana Bertoni la variedad que contiene los compuestos más dulces. La Stevia rebaudiana es una planta cuyo extracto tiene un sabor entre 250 y 400 veces más dulce que el azúcar común, y esto se debe a la presencia de dos tipos de glucósidos de diterpeno: los esteviósidos y los rebaudiósidos.

Cuando compramos edulcorante stevia, lo que estamos comprando es uno de sus extractos, uno de sus glucósidos de esteviol purificado. A este glucósido que comúnmente denominamos stevia es el edulcorante E-960, no se trata de la planta, sino de un compuesto químico en concreto.

Los glucósidos son moléculas compuestas por un glúcido (generalmente monosacáridos como la glucosa) y un compuesto diferente, que no sea un glúcido. Muchas plantas almacenan los productos químicos importantes en forma de glucósidos inactivos; si estos productos químicos son necesarios, se rompen en presencia de agua y una enzima, generando azúcares importantes en el metabolismo de la planta. Muchos glucósidos de origen vegetal se utilizan como medicamentos, como por ejemplo la salicina que, al ser ingerida, se convierte en ácido salicílico, relacionada directamente con la aspirina y tiene efecto analgésico, antiinflamatorio y anticoagulante; o la hesperidina, que es un antioxidante; o los derivados de la cumarina, que se utilizan para dilatar las arterias coronarias.

En cuanto a la fracción en peso, los cuatro principales glucósidos de esteviol que se encuentran en el tejido de la planta stevia son el steviósido (5-10%), el rebaudósido A (2-4%), rebaudósido C (1-2%) y el dulcósido A (<1%)

glucósido de esteviol

El rebaudósido A, que conforma sólo el 2-4% de la planta, es decir, una fracción muy pequeña de la misma, es un glucósido denominado aditivo E-960, que es el que se comercializa normalmente mezclado con otros ingredientes, bajo el nombre de Stevia o incluso Truvía. El rebaudósido A está formado por tres moléculas de glucosa unidas a una molécula de steviol.

Para producir el rebaudósido A en el laboratorio se siguen estos pasos:

producción estevia

El compuesto químico obtenido, el rebaudósido A, es un aditivo alimentario, es decir, que ha seguido el proceso de autorización para su uso en alimentación de la misma forma que lo han hecho el resto de edulcorantes que encontramos en el mercado como el aspartamo, la sacarina o el ciclamato. Tras este proceso se le ha asignado un número E, que es el que nos garantiza que un aditivo ha sido estudiado, que ha pasado los controles sanitarios, y que se ha medido la cantidad máxima que podemos consumir sin que llegue a suponer un riesgo para la salud.

En la Unión Europea no está autorizado el consumo de la planta stevia sin purificar o de sus hojas. Así que a pesar de que creamos estar comprando una planta, porque eso es lo que sugiere su publicidad y su packaging, en realidad estamos comprando únicamente un compuesto presente en la misma, el rebaudósido A, al que llamamos aditivo E-960.

stevia comercial

La EFSA (European Food Safety Authority), que es la autoridad europea por la que tienen que ser aprobados todos los productos de uso alimentario y ante la que tienen que demostrar su inocuidad y sus beneficios, ha desautorizado el uso de esta planta como edulcorante, y sólo desde 2012 ha obtenido el beneplácito el Rebaudósido A o E-960, con una ingesta máxima admisible diaria de 4 mg/kg de masa corporal. A partir de esa cantidad, este compuesto se considera tóxico o nocivo para la salud. Esto no debe crear ningún tipo de alarma: absolutamente todo lo que comemos tiene una cantidad máxima admisible, porque todo, a partir de cierta cantidad, supone un peligro para la salud, de una manera u otra. En el caso de los aditivos alimentarios esta cantidad se ha medido experimentalmente y se denomina IDA (ingesta diaria admisible), que es la cantidad de un aditivo presente en un alimento, expresada en relación con el peso corporal y que se puede ingerir a diario, durante toda la vida de una persona, sin que llegue a representar un riesgo apreciable para la salud.

La razón de que la EFSA haya desautorizado la planta de stevia para uso alimentario es múltiple. Primero se debe a que la planta presenta otros compuestos de acción farmacológica, es decir, que bajo las directrices de la EFSA tienen que ser tratados como fármacos, no como alimentos, y por tanto, de llegar a comercializarse en Europa, deberían ser prescritos exclusivamente por médicos. La planta de stevia presenta actividad hipotensora, es decir, rebaja la tensión arterial, con lo que estaría contraindicado para personas con ciertas patologías. Por otro lado esta planta no se había utilizado jamás como alimento en la Unión Europea, así que tiene que ser tratada como nuevo alimento, pasando los mismos controles sanitarios que por ejemplo pasan los productos transgénicos antes de llegar al mercado. Es un proceso muy lento y costoso cuyo fin es probar la inocuidad del producto. Actualmente la venta de la planta para uso alimentario está prohibida, con lo que su comercialización en la Unión Europea es un acto delictivo.

stevia prohibida venta

Este edulcorante puede ser consumido por diabéticos, ya que a pesar de contener glucosa en su estructura no eleva el índice glucémico en sangre, por lo que la insulina es innecesaria para metabolizar este edulcorante. El jugo gástrico y las enzimas digestivas no pueden degradar el rebaudósido A; sin embargo, las bacterias de la flora intestinal son capaces de romper este glucósido en sus unidades de glucosa y steviol. Las bacterias del colon utilizan la glucosa liberada, por lo que ésta no pasa a la sangre, así que ni aporta calorías ni eleva el índice glucémico. Además el rebaudiósido A no influye significativamente en la composición de la microflora intestinal.

Todo esto no implica que este edulcorante cure la diabetes, tal y como muchas veces se publicita, de hecho no cura la diabetes sino que simplemente es apto para diabéticos porque no causa ningún perjuicio para ellos. Del mismo modo, que se haya demostrado que este edulcorante no sea cancerígeno, que es uno de los muchos estudios que han de hacerse antes de que un producto pase a formar parte de la lista de aditivos alimentarios o números E, tampoco implica que lo cure o lo prevenga, sólo que se ha probado que no hay relación causa-efecto entre su consumo y la incidencia de cáncer, así que no cura el cáncer.

Insinuar que este edulcorante cura la diabetes, o incluso el cáncer, es muy peligroso y opino que estas prácticas deberían estar perseguidas por las autoridades y penadas. Pensemos en las personas que padezcan alguna de estas enfermedades, que quizá abandonen total o parcialmente sus tratamientos para consumir en su lugar este edulcorante, mal aconsejados, o agarrándose a un clavo ardiendo, están poniendo en riesgo su salud y su vida. Quienes aconsejan estas prácticas, por ignorancia o por mala fe, están incurriendo en un ataque contra la salud pública -desgraciadamente no tipificado como delito*-.

El edulcorante denominado comercialmente stevia, químicamente rebaudósido A, o E-960, es un edulcorante más, igual de seguro que los demás, y que además goza de un respaldo publicitario poco habitual entre los edulcorantes: la estrategia de lo natural. No podemos asegurar que sea mejor ni peor que los demás edulcorantes, ni más sano, ni atribuirle propiedades curativas, sólo podemos afirmar que es inocuo siempre y cuando se consuma por debajo de los 4 mg/kg de masa corporal. Llamarlo extracto de la planta de stevia en lugar de rebaudósido A o aditivo E-960 sólo es una licencia publicitaria.

lustración de portada realizada por Tamara Feijoo Cid.

Este artículo participa en el XLVII Carnaval de Química, edición de Plata, alojado en ::ZTFNews.org

*Nota aclaratoria:

En vista de los comentarios recibidos por diferentes vías y las dudas surgidas sobre la ilegalidad de la venta de la planta de stevia, adjunto los comentarios del abogado Fernando Frías e Isidoro Martínez, y la documentación pertinente que me han hecho llegar. Gracias a los dos. 

– En la Unión Europea está prohibido el comercio de la planta Stevia Rebaudiana y sus hojas para alimentación; con lo que la venta de la planta en maceta en supermercados es ilegal. [Documentación 1 y 2]

– “La legislación española tiene una gran laguna (en concreto el Código Penal) ya que no considera delito contra la salud pública recomendar un producto tóxico. En cambio sí está tipificado como ese delito el distribuirlo/comercializarlo. La única forma de atajarlo a día de hoy sería por publicidad engañosa (anunciar unas propiedades no acreditadas de un producto) y/o por intrusismo profesional si se realizan recomendaciones de salud sin ser médico mediante denuncia al colegio oficial correspondiente”. Isidoro Martínez

– “A partir del 1 de julio, en determinados casos sí que será considerado delito anunciar y hacer publicidad de medicamentos y productos sanitarios falsos, siempre que generen un riesgo para la vida o la salud de las personas”. Fernando Frías

**Fuentes:

Extracción de los principios edulcorantes de la stevia rebaudiana. Alicia Ester Soto y Susana Del Val. Revista de Ciencias Agrarias y Tecnología de los Alimentos Vol.20, 2002

REGLAMENTO (UE) No 1131/2011 DE LA COMISIÓN de 11 de noviembre de 2011 por el que se modifica el anexo II del Reglamento (CE) no 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a los glucósidos de esteviol.

El aditivo E-960. Claudi Mans Teixidó. Revista Investigación y Ciencia, julio 2012

La Stevia y su papel en la salud. Dra. Viviana Loria Kohen, 2012

Evaluación del contenido de esteviósido y rebaudiósido A en una población de Stevia rebaudiana Bertoni (kaâ heê) cultivada comercialmente. Jiménez T, Cabrera G, Álvarez E, Gómez F.  Instituto Nacional de Tecnología y Normalización (INTN). Instituto Agronómico Nacional (IAN), 2010

Recuerdo: La Stevia rebaudiana no está autorizada para consumo humano. J.M. Mulet. Naukas, 2014.

Metabolism of stevioside and rebaudioside A from Stevia rebaudiana extracts by human microflora.Gardana C, Simonetti P, Canzi, E, Zanchi R, Pietta, P. J. Agric Food Chem. 2003;51(22):6618-6622.

The Diterpene Glycoside, Rebaudioside A, Does not Improve Glycemic Control or Affect Blood Pressure After Eight Weeks Treatment in the Goto-Kakizaki Rat. Stig E.U. Dyrskog, Per B. Jeppesen, Jianguo Chen, Lars P. Christensen and Kjeld Hermansen. Rev Diabet Stud. 2005 Summer; 2(2): 84–91.

    42 comentarios en "¿Es tan buena la stevia?"

    • Sophie says

      Muy claro y conciso el post, enhorabuena 🙂 Imagino que la stevia se utilizará más, además de por moda, por no dejar regusto amargo como ocurre con la sacarina (por ejemplo). A los edulcorantes sintéticos se les ha puesto la etiqueta de nocivos porque la falacia de lo natural pega fuerte ahora y si te venden la stevia como natural, edulcorante extraído directamente de una planta, pues se ve un producto menos procesado.

      Mira, ¿tú recuerdas que durante un tiempo se comentó que la stevia tenía propiedades anticonceptivas? Hasta la fecha no he encontrado muchos artículos que traten del tema ni que tengan unas conclusiones sólidas (en Pubmed he llegado como mucho a artículos que dicen “further investigation is warranted”). Te agradecería mucho que me confirmaras si sigue existiendo controversia sobre este punto o ha salido algún artículo que lo aclare 🙂

      • Deborah García Bello says

        Hola Sophie. Es cierto que la stevia se utilizaba como anticonceptivo originariamente por los nativos de Paraguay, y de ahí que se diga que podría usarse como tal, o que incluso provoca esterilidad a largo plazo. Como no hay literatura científica suficiente que avale este hecho, he decidido prescindir de esta información. Se ha estudiado esta posibilidad en ratas, pero extrapolarlo sin evidencia al consumo humano me parece poco responsable. El artículo es éste: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17744732

        Un saludo y gracias 😉

    • Marta Gonzalez Fermoso says

      Muy bueno, como siempre. Y al fin un apoyo a la medicina basada en la evidencia y no en libros de experiencia individual.

      • Deborah García Bello says

        Exacto, Marta. Un abrazo 😉

    • Laura says

      Hola!

      Muy buen artículo! Añadiría que cuando una persona vaya a comprar el producto, se fije en la cantidad de glucósidos que contiene (muchas veces es ridículo, como es el caso del “truvia”) y que no es una mezcla con otros edulcorantes.

      Saludos!

    • Una pequeña puntualización: la legislación española tiene una gran laguna (en concreto el Código Penal) ya que no considera delito contra la salud pública recomendar un producto tóxico (sorprendente, pero así es) Sí está tipificado como ese delito el distribuirlo/comercializarlo.
      La única forma de atajarlo a día de hoy sería por publicidad engañosa (anunciar unas propiedades no acreditadas de un producto) y/o por intrusismo profesional si se realizan recomendaciones de salud sin ser médico mediante denuncia al colegio oficial correspondiente.

      • Actualmente sí, pero dentro de un par de meses la cosa cambia. A partir del uno de mayo en determinados casos sí que será considerado delito anunciar y hacer publicidad de medicamentos y productos sanitarios falsos, siempre que generen un riesgo para la vida o la salud de las personas. La definición legal es un poco tortuosa, pero creo que se podrían encajar ahí los casos de plantas “mágicas”, “milagros minerales” y demás engaños.

    • Manuel Sánchez says

      “A partir de esa cantidad, este compuesto se considera tóxico o nocivo para la salud”. Yo no haría una afirmación tan tajante. La Ingesta Diaria Admisible se estima con un amplio margen de seguridad a partir de la NOAEL (dosis sin efecto adverso observable), de manera que sobrepasar la IDA de un compuesto no significa que necesariamente vaya a causar efectos adversos.
      Estupendo artículo.
      Gracias

      • Deborah García Bello says

        Hola Manuel. Entiendo que sobrepasada la IDA no podemos garantizar su inocuidad, precisamente por eso se hace, para garantizarla dentro de unos límites, por muy holgados que sean.
        Para quien no lo sepa (que obviamente no es tu caso, Manuel), la IDA se calcula a partir del NOAEL (cantidad máxima sin efectos adversos observables), y dividiéndolo entre 100, así que es cierto que esos límites parecen estar sobredimensionados. Ahí radica su garantía. Obviamente sobrepasar la IDA no significa necesariamente que vayan a causarse efectos adversos, sino lo contrario, que por debajo el riesgo de efectos adversos es mínimo.
        Un saludo y gracias por la observación 😉

        • A propósito de esto, la última revisión de la EFSA sobre la seguridad de los glucósidos de esteviol puede descargarse en pdf de aquí. Creo que explica bastante bien todo el proceso de evaluación, los márgenes de seguridad, etc.

    • Aleix says

      Hola,
      En todos los edulcorantes “de estevia” que he visto, aparece en primer lugar de la lista de ingredientes un tal Erythritol. Me gustaría saber que es y qué hace. Gracias, saludos y felicidades por el blog.

      • Deborah García Bello says

        Hola Aleix.
        El eritritol también es un edulcorante, del tipo polialcohol, como el xilitol, por ejemplo. En el caso de la Truvía es el edulcorante mayoritario, y se emplea para darle al producto un aspecto semejante al azúcar común, además de que por volumen, las cantidades a utilizar sean similares a las del azúcar común, ya que edulcora mucho menos que la stevia (que el rebaudósido).
        Gracias y un saludo 😉

        • Marco says

          Yo consumo stevia líquida fabricada en España y no tiene ningún añadido químico (eritritol, maltodextrina …).

          Excelente artículo. Muchas gracias por toda la información aportada. Saludos

          • Deborah García Bello says

            Buenos días Marco. La stevia líquida que consumes es esencialmente un aditivo (o añadido químico, como lo llamas), el E-960, o Rebaudósido A. Si además tuviese otros aditivos, no lo harían mejor ni peor, tu elección sólo debería depender de cuál te sepa mejor.

            Un saludo y muchas gracias 😉

            • Marco says

              Gracias por tu respuesta Deborah. Me refiero a que por lo menos consumo Stevia y no un endulzante químico. Pago por el producto que se publicita y no por un agente de carga químico (que forma la mayor parte del producto).
              Si quisiera consumir eitritol, pues me compraría un kg de este producto.
              Saludos

            • Pablo says

              Yo también utilizo Stevia (o el E-960), pero en líquido (como la compañera de arriba), cuya base de mezcla es sólo agua y no erititriol, que es lo que te meten la mayoría de las marcas conocidas. No quiero hacer publicidad, pero a quien le interese que busque en grandes superficies y que mire primero la etiqueta.

    • Guille says

      Como siempre, un excelente artículo. Muy claro y fácil de entender para gente ajena a la química.

      Una pregunta que me hago es si no se puede obtener el rebaudósido A mediante síntesis y si eso abarataría la fabricación del edulcorante.

      Saludos.

      • Deborah García Bello says

        Hola Guille.
        Si este edulcorante no se fabrica por síntesis es porque es muy fácil y barato extraerlo de la planta. Si te fijas en la imagen en la que resumo el proceso de extracción que se hace en laboratorio, es muy simple y además ofrece un alto rendimiento.

        Muchas gracias y un saludo 😉

    • Julia Krafttier says

      Tengo una duda… ¿Cultivar la planta también está prohibido en la UE, así como comercializar las semillas?

    • Alicia says

      Hola, la verdad es que en general me molesta bastante que cada vez que leo un artículo en el que se habla si la estevia es buena o no, resulta qeu al final de lo qeu se habla es de esos productos que se venden en supermercado y que en realidad de estevia poco tienen. Hace bastantes años que sé de la estevia, la planta, y sí, en principio tenía entendido que era beneficiosa para muchas cosas. Entre otras cosas, no para curar diabetes, pero sí para paliar consecuencias de la diabetes como los problemas de visión y del sistema circulatorio. De hecho tengo una gata diabética desde hace años y le intento dar un par de hojas de estevia todos los días. Obviamente no estoy segura del beneficio que tiene. Eso sí, no le gusta mucho 🙂 Yo la he probado y tiene una mezcla de sabores muy curiosa. El problema al utilizarla más pura como edulcorante, de hecho, es que tiene demasiado sabor.
      En cuanto a lo de que sea delito vender plantas de estevia, me parece raro. Sé que cuando yo las compré estaba prohibida su distribución en España, pero hoy en día por encontrarla la encuentras en el carrefour junto con otros tiestos con plantas aromáticas en la sección de productos frescos bio…
      Y sí, yo a priori, de usar un edulcorante preferiría estracto de estevia que otros, pero, efectivamente, uno de los problemas de los edulcorantes qeu se venden es el proceso y los productos utilizados en el mismo para crear el producto. Lo mismo ocurre con el proceso para refinar, por ej., el azúcar.
      Un saludo

    • Mª Carmen says

      Genial, como siempre tu artículo. ¡Enhorabuena! Y ahora me gustaría, si puedes, que nos hables de otro tema que me interesa mucho: ¿Es perjudicial el microondas para la salud? Porque yo le uso mucho y he visto comentarios que dicen que son cancerígenos. Muchas gracias. Un saludo.

    • Alb. says

      En la serie Breaking bad, aparece la stevia.
      (Atención Spoiler)
      Las ultimas palabras de Walter White… y de la serie van dirigidas a la Stevia.
      ” I slipped it into that Stevia crap that you’re always putting in your tea.”

      Que se podría traducir como “esa mierda de Stevia”. Quien haya visto la serie, y haya leído este articulo entenderá porque Walter White opina así de la Stevia.

      Son estos detalles lo que hacen grande a Breaking Bad.

    • Tortuga says

      Me ha escantado leer el post, muy interesante y bajo una buena crítica y evidencia científica. Me gustaría que me aclararas, se recomienda el uso de Stevia en Dietética para darle sabor dulce en lugar de loa edulcorantes tipo sacarina?

      Gracias y enhorabuena por tu trabajo.

      • Deborah García Bello says

        Hola Elia. Cualquier edulcorante no calórico, como el aspartamo, la sacarina, el ciclamato, o el rebaudósido A (la stevia), son igual de seguros y eficaces para una dieta, así que consume el que más te guste, o incluso una mezcla de ellos, que suele ser lo que te encuentras en la mayoría de productos destinados a edulcorar. Eso sí, nunca abuses de ninguno de ellos, como con todo, en este caso porque algunos pueden tener efectos laxantes. Fíjate en la etiqueta, allí figura toda la información y la dosis adecuada a utilizar.

        Un saludo y gracias 😉

    • Andres Garcia Granados says

      Estupendo artículo y más documentado de lo normal en el campo de a divulgación. Precisamente por su calidad, sería conveniente hacer algunas consideraciones. En primer lugar lo que la UE ha autorizado bajo la denominacion E960 no es el Reb A, si no la mezcla natural de steviósidos, que son del orden de 10 fácilmente reconocibles, con la condición de que el conjunto represente mas del 95% del edulcorante y que la suma de RebA y el Steviosido (componente, no nombre genérico) sea mayor del 75%, a diferencia de los Gras autorizados en EEUU que en su origen sólo autorizaron RebA. O sea, la UE ha autorizado una mezcla más cercana a la natural y menos “depurada”. En segundo lugar quisiera indicar que el proceso de depuración descrito en el artículo para la obtención de RebA ya no se sigue industrialmente. Particularmente la utilización de resinas de adsorción no se hace y se intenta eliminar incluso las de intercambio iónico y, por supuesto, la utilización de cristalización en disolventes orgánicos. La tendencia es utilizar exclusivamente procesos mecánicos para la depuración, manteniendo todos los steviósidos naturales presentes en la planta, que por ello debe de sr de una excelente calidad libre de amargos. Si bien es cierto que hay ciertos fabricantes, productores por cierto tanto de eritritol como de steviósidos que tienen más interés en vender eritritol que steviósidos, no es menos cierto que hay muchas contraindicaciones en la utilización de edulcorantes artificiales de alto poder. Algunos son fatales para la fenilcetonuria, otros provocan adicciones y son abundantes las publicaciones que los ponen en tela de juicio, aunque al ser no calóricos digamos que se toleran. Sin embargo, al ser de muy bajo costo y pretender copar por su bajo precio el mercado, le invito a que vean el excipiente usual de las bolsitas de sacarina y sus mezclas:DEXTROSA, que es un antiguo nombre de la GLUCOSA, lo que no tendría mas trascendencia que el de la ocultación al consumidor de lo que está tomando, pero que es un crimen para el diabético que confiadamente lo consumen. Y porqué no le ponen eritritol como excipiente, poliol cero calorías y único poliol no laxante aunque la etiqueta obligue ponerlo, pues porque es SIETE veces más caro que la dextrosa y entonces no podrían competir con preparados de calidad como los de Stevia. Y otra cisa, no hay forma humana de que Sanidad obligue a poner en las bolsitas de sacarina NO APTO PARA DIABETICOS. Porqué será……?

    • DANI says

      Excelente artículo aunque creo que la legalización en el consumo y comercialización de la stevia es debido más a intereses económicos que a otros . Su consumo está comprobado de que no es nocivo pues en varios paises de Sudamérica así lo llevan haciendo.

      • alb says

        Como esta comprobado que no es nocivo?
        Que se lleve siglos o milenios consumiendo no significa que no sea nocivo. Por ejemplo, la menta o hierbabuena se consume en todo el mundo desde hace mas de mil años… y es cancerígena.
        El tabaco es una planta natural y la nicotina que contiene es natural…se consume desde hace siglos.. y es muy nocivo.

        Que un producto sea natural y se lleve consumiendo desde siempre no garantiza que no sea nocivo.

    • españoles ignorantes el stevia es lo mas natural del mundo , seguramente quien escrivio este articulo tiene su empresa azucarera españoles no saben nada de plantas naturales, vayan a saquear oro que es lo unico que saben

      • Un español de España en el Mundo says

        Aprende a escribir.

    • zoila guevara says

      Yo estoy consumiendo stevia, pero en realidad estoy confundida q tan bueno es el producto, q consecuencias a futuro puede ovacionar es un producto químico en realidad, yo lo compre por dice la publicidad q es natural. Gracias por el alcance leído.

    • Eli says

      Muy bueno el documento, dices cosas ciertas en su totalidad.
      Una empresa de Galicia recién acaba de patentar las monodosis líquidas, las cuales son la pura stevia mezclada con agua, sin ningún tipo de químico.
      De hecho poreso tiene que ser líquida, puesto que los polvos se ven obligados a rellenar las monodosis con eliquitrol o químicos baratos.

    • Laura Fernández 3 ESO IES Rafael Dieste says

      Un muy interesante artículo que combina información científica con una gran calidad literaria. Hay partes donde crees estar leyendo un libro en vez de viendo la entrada de un blog.
      Además se está deshaciendo uno de estos nuevos “mitos” alimentarios sin fundamento.
      Muchas felicidades y un saludo.

      • Deborah García Bello says

        Muchísimas gracias, Laura. Me alegra que te haya gustado. Un saludo 😉

    • Lola Jones says

      Un placer leer artículos como este hasta que llega un hater como Mario Hart
      Saludos

    • jose luis says

      Hola Deborah, que la EFSA, prohíba la venta de la planta por que tiene actividad farmacológica no deja de ser paradójico. Que se diga que tiene actividad hipotensora en un país con mas de un 20% de la población hipertensa no deja de ser un sarcasmo. ¿Se tendría que prohibir el cloruro sódico(sal común), por tener actividad farmacológica? nadie duda de que tiene efecto hipertensivo, tendrá que recetarme el medico la sal para cocinar. ¿El palo dulce(regaliz) se tiene que prohibir por su clara activad de bajar el potasio en sangre? El aceite de oliva me lo tiene que recetar el cardiólogo por su actividad protectora cardiovascular. Con todo esto llego a la conclusión que esta planta tiene que tener grandes propiedades medicinales. Pero que no se preocupen los de la EFSA, en este país seguimos viendo Salvame de lux, aunque votemos a Podemos. Un saludo Deborah

    • Yolanda says

      Estos artículos me uelen a intereses económicos. Vamos a ver ,una planta que se ha consumido durante siglos en Latinoamérica como puede estar prohibida aquí .Que evidencia necesitan para entender que esa planta no hace daño. Y si verdaderamente saben que tiene un efecto hipotensor por qué no aprovechamos eso para tratar la hipertensión , sería más barato que tratarlo con medicamentos , teniendo cada uno una plantita en su casa .Notenemos ningún interés en que la gente se cure de forma natural y económica

    • Alejandro Sabatini says

      Es una de las pocas veces que encuentro un artículo tan preciso y apoyado por una investigación científica, desligada de intereses comerciales. Realmente muy bueno y esclarecedor. Gracias.

    • Eduardo says

      Hola, cual sería la posible reacción con el Sintrom?

      Un saludo.

    • José Luis says

      “Insinuar que este edulcorante cura la diabetes, o incluso el cáncer, es muy peligroso y opino que estas prácticas deberían estar perseguidas por las autoridades y penadas. Pensemos en las personas que padezcan alguna de estas enfermedades, que quizá abandonen total o parcialmente sus tratamientos para consumir en su lugar este edulcorante, mal aconsejados, o agarrándose a un clavo ardiendo, están poniendo en riesgo su salud y su vida”
      Hay gente que considera que el limón, la cebolla, la coliflor y otros vegetales son beneficiosos contra algunas enfermedades. Como no se ha podido confirmar de forma científica esas propiedades, también habría que prohibirlos ya que pueden desviar al paciente del tratamiento médico “reglado”

    • François says

      Hola.
      Me gustaría que me informaras acerca de donde se han publicado los estudios que evidencian la carcinogenia de la hierbabuena, pues a mí me consta que es conocida por todo lo contrario.
      Gracias.

    • Juan says

      ¿Todavía pensáis que el hambre en el mundo no se puede solucionar?. ¿Todavía pensáis que las guerras se hacen porque hay unos señores muy malos que tienen armas horribles que nos quieren exterminar?… ¿Todavía pensáis que los políticos son los que tienen el verdadero poder? ¿Todavía pensáis que los grandes medios de comunicación os están informando de lo que ocurre en el mundo?… ¿Todavía pensáis que los lobbys de las farmacéuticas y la alimentación quieren manteneros muy sanos?.. Podría estar así 5 horas… Ya es hora de que penséis con vuestro cerebro propio investiguéis contrastéis la información y saquéis vuestras propias conclusiones que no por leer el primer artículo que dice el primer “científico” tenga que ser todo cierto, comprendo que es un ejercicio que exige de esfuerzo y requiere tiempo, pero “curiosamente” todo en esta sociedad está hecha para lo mismo para no tener tiempo y seguir con el proceso de “ingeniería social” que tanto interesa a los que realmente mueven los hilos del mundo. Dejad un poco de lado tanta tv, tanto fútbol, en general tanta “programación mental” y empezad contrastando la historia para no extendernos mucho desde hace un siglo y medio hasta nuestros días asomad la cabeza al mundo y quizás os llevéis una gran sorpresa.

    Trackbacks

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *