Twitter Facebook Flickr YouTube

Estudia esto porque tiene más salida

Conozco a demasiada gente que ha estudiado carreras porque eran las que tenían más salida, las que les recomendaron sus padres o profesores porque se les darían bien, pero no por vocación o pasión por algo. De hecho creo que lo difícil es tener una pasión clara con 16 o 17 años y tomar una buena decisión. Estas personas acaban dedicándose a profesiones que terminan por querer, porque no queda otra; hay que amar lo que uno hace a pesar de todo, buscarle lo bueno, porque de hecho creo que todas profesiones tienen algo hermoso que hay que aprender a ver.

El problema surge cuando sí había una vocación y las circunstancias impiden llevarla a término: padres autoritarios, problemas económicos, mil razones.

Julio Antonio Blasco López, 2013

Julio Antonio Blasco López, 2013

Mi padre quería que yo me hubiese dedicado a la Economía, porque era buena en Matemáticas y tenía más salida que la Ciencia. Estaba a punto de empezar el Bachillerato y realmente me debatía entre estudiar Filología hispánica, Filosofía y Química. Letras o Ciencia. Mi debate era complejo porque me imaginaba dedicando mi vida a cualquiera de estas carreras.

Seguir leyendo >>

    1 comentario en "Estudia esto porque tiene más salida"

    • Serafin says

      Me ha gustado mucho este artículo, y me he sentido bastante identificado, al menos con algunas cosas.

      Yo estudié Farmacia (tras iniciar Química). Debo decir que en mi caso, no fue una decisión demasiado acertada. Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, creo que lo que me interesaba en aquella época era si acaso la espectacularidad de la ciencia como producto acabado (en particular la astronomía), no tanto contribuir yo a su desarrollo.

      Es un error muy común confundir ambas cosas. Producto acabado con desarrollo. Uno cree que le gusta la ciencia. Más tarde descubre que no le acaba de convencer el ponerse una bata blanca y contribuir uno mismo, mediante exigentes y rígidos protocolos, a la construcción de ciencia.

      De la misma manera que el hecho de que te entusiasme la gastronomía no implica que desees convertirte en chef. Te gusta, digamos, la cultura culinaria y disfrutar de ella, pero no tanto ponerte tú ante los fogones.

      En mi caso, las disciplinas que realmente me apasionan, después de años de examen e introspección, son las humanísticas y artísticas. Incluso las ciencias sociales, como la economía y la política.

      Mi gran reto profesional (nada fácil en un país como el nuestro, de marco laboral rígido y prejuiciado) siempre fue el intentar al menos tender puentes entre la ciencia y lo “humanístico”. Para así hacer confluir, estratégicamente, mi formación base con mis verdaderos intereses.

      Saludos y felicidades por el artículo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *