Twitter Facebook Flickr YouTube

Natillas de chocolate sin azúcar, pero con azúcar, o cómo se come esto

Natillas

La semana pasada, esperando en la cola del supermercado para pagar mi compra, una señora le preguntó a la cajera si un producto en concreto llevaba azúcar. Se trataba de un derivado lácteo bebible. La cajera miró el envase y dijo “Aquí no especifica que lleve o no lleve azúcar”.

En el envase del producto no se incluía ningún alegato sobre el contenido en azúcar, pero obviamente la cantidad de azúcar siempre se especifica en el cuadro nutricional que por norma deben llevar todos los alimentos. Sin dudarlo me entrometí en la conversación, le pedí el producto a la cajera y le señalé el cuadro nutricional: “Mira, donde pone hidratos de carbono a continuación se desglosa la cantidad de hidratos que son azúcares. Ahí puedes ver si lleva azúcares o no”.

La señora señaló que llevaba 5g por cada 100ml de producto, que eso era poco y que por tanto se lo llevaba. Les expliqué que esa cantidad coincidía con el azúcar que la leche contiene de serie, así que podía suponerse que no llevaba azúcar añadido, sino el denominado azúcar naturalmente presente. La señora no tenía ninguna patología que le impidiese consumir azúcar, sólo quería un alimento que no tuviese demasiado, para cuidarse.

Esta anécdota me vino a la cabeza cuando leí el pequeño artículo de la OCU sobre unas natillas de chocolate con lo que ellos denominan etiqueta trampa. La etiqueta de las natillas dice  sin azúcares añadidos**. El doble asterisco nos lleva al dorso del envase, donde se especifica que:

**Contiene azúcares naturalmente presentes en la leche y el chocolate

Seguir leyendo >>

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *