Twitter Facebook Flickr YouTube

Lápices que son diamantes en bruto

El interés que suscita la posible conversión del grafito de un lápiz en diamante recuerda al viejo sueño de los alquimistas por encontrar la piedra filosofal, aquella que pudiese convertir cualquier metal en oro. Ya sea oro o diamante, la búsqueda se dirige hacia materiales escasos y que, por su escasez, les hemos otorgado el mérito del valor y la belleza.

Seguir leyendo en El Observador de la Belleza>>

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *