Twitter Facebook Flickr YouTube

¿Dónde está el límite entre lo lujoso y lo hortera?

Si poseyeses una escultura tan icónica y reconocible como un Balloon dog de Jeff Koons, ¿la mantendrías a resguardo o la exhibirías en el jardín, al alcance de la mirada de cualquiera?

Seguir leyendo en El Observador de la Belleza>>

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *