Twitter Facebook Flickr YouTube

Estamos convirtiendo el ocio en trabajo

A lo largo de la historia el ser humano ha tratado de alcanzar un estatus en el que el ocio ocupase la mayor parte de su tiempo y las obligaciones del trabajo fueran mínimas. Con la primera revolución industrial muchos ya pensaban que las máquinas librarían a todo el mundo de la realización de trabajos alienantes. Sin embargo, cada vez se trabajaba más.

Seguir leyendo en El observador de la belleza >>

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *