Twitter Facebook Flickr YouTube

Entradas etiquetadas como “materiales”

El Peine del Viento de Chillida: materia, forma y lugar

peine-del-viento-1

Peine del Viento XV, Acero Cor-ten, Eduardo Chillida Juantegui, 1977

El Peine del viento quizá sea la obra más emblemática y reconocible de Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924 – Ibídem, 2002). Está situada en la bahía de la Concha, en San Sebastián. Alberga dos playas, La Concha (este) y Ondarreta (oeste). Hay quienes prefieren el Paseo Nuevo de La Concha, con su oleaje abierto y los hay, como Chillida, que preferían el promontorio rocoso del final de la playa de Ondarreta, en el cierre del litoral urbano, un lugar más recogido, más a escala humana. En este lugar es donde se sitúa el Peine del viento.

Seguir leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica de la UPV/EHU>>

Mark Manders: la ciencia del Torso de arcilla sin cocer

MarkManders 1

Pasear por un pedazo del estudio del artista es como pasear por un pedazo de su universo, donde las joyas y los desechos se entremezclan sin que el paseante sepa discernir cuál es cuál, donde el barro está todavía húmedo, donde el cemento ha comenzado a fraguar, donde las rebabas de bronce todavía están ancladas al cuerpo como pelos cobrizos indomables.

Seguir leyendo »

Arte y Ciencia en Naukas Bilbao 2015: vídeo de la charla «Ficha técnica»

mama bourgeois

Uno de los vínculos entre la Ciencia y el Arte es que un conocimiento básico de la Ciencia nos permite interpretar obras de Arte con mayor profundidad.

Ésta es la premisa con la que introduzco mi charla «Ficha técnica» en el evento Naukas Bilbao 2015, celebrado los días 11 y 12 de septiembre en el Paraninfo Bizkaia Aretoa de la UPV/EHU en colaboración con la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

Por medio del análisis de la obra de Louise Bourgois, Mamá, situada en las inmediaciones del Guggenheim de Bilbao, establezco ese vínculo entre la Ciencia y el Arte, tal y como es habitual en los artículos de este blog. Mi formación científica y mi interés y convivencia con el mundo del Arte me ha permitido establecer estas relaciones. Varias personas, tras la charla, me han preguntado de dónde saco todas esas relaciones y la respuesta, que yo creía evidente, es: de mi cabeza, de reflexionar sobre una obra y su contexto.

Cuando hablo de una obra de arte y de cómo ciertos conocimientos científicos nos ayudan interpretarla, no es porque lo haya leído en ninguna parte, porque esa información no existe. No la leo en artículos y libros, porque no hay nada publicado que hable exactamente de eso. La leo en lo que la obra artística -la pieza y su ficha técnica- me cuentan.

Seguir leyendo »