Twitter Facebook Flickr YouTube

Estatuas de bronce e historia

Desde siempre, realmente no recuerdo desde cuándo, pero debe de ser casi como desde siempre, me ha gustado observar la gente en la calle, quedarme quieto en algún puesto y observar cómo se mueven y lo que hacen en esa especie de silencio infinito que los cubre cuando no oyes lo que están hablando. Esa posibilidad de, por un lado no imaginando lo que están haciendo, que no me interesa, lo que están hablando, que tampoco me preocupa, sino esa especie de comportamientos, de cuerpos, de formas que van entrando y saliendo del espacio.

Juan Muñoz (1953-2001)

bronce 1

Tuve la suerte de poder contemplar varias obras de Juan Muñoz a lo largo de mi vida. La que recuerdo con mayor intensidad fue la primera. Se trataba de Figuras colgando (1999). Lo sorprendente de esa exposición es que lo primero que pude ver fueron las sombras de esas figuras sobre una impoluta pared blanca. Perecían dos hombres colgando del cuello, con una soga, muertos. Las sombras se movían, los cuerpos parecían girar todavía incorruptos, el suceso había sido inminente. Seguí caminando hacia las sombras, donde una pared impedía ver qué era lo que realmente sucedía. Al doblar la esquina ahí estaban, suspendidos del techo, dos hombres grises, pesados, agarrándose a la soga por los dientes, luchando por su vida ya sin fuerzas, desfallecidos, o vencidos por ella, víctimas de un abuso, o víctimas de sí mismos y sus instintos. La historia que allí se contaba era la historia que yo decidiese leer. Los hombres eran grises, neutros, de expresión limitada. Su gesto se escapaba del alcance de mi vista. Giraban muy lentamente. No había ninguna violencia más allá de la fuerza de sus dientes luchando contra la gravedad. Su historia seguía colgando, con armonía, con pulcritud. Su historia me pertenecía.

bronce 0

Figuras colgando (1999)

Juan Muñoz es capaz de contar todas las historias, de señalar la belleza de lo ordinario, de lo temporal, de congelar una historia a través de figuras que nos sean tan indiferentes como cualquier transeúnte. Para ello empleó materiales que pudiesen fundirse con el espacio, materiales de aspecto neutro capaces de emborronar a quienes retratasen. Al principio solía utilizar resina para endurecer y texturizar moldes de materiales mixtos y los cubría de cera o de un gris plomizo como es el caso de las figuras colgantes, mostrando un monocromatismo sólo perturbado por las sombras. Más adelante comenzó a emplear el metal escultórico más primitivo y más neutro dentro del paisaje: el bronce.

bronce 2En el 3600 a.C., en la Prehistoria, se desarrolló la técnica cire-perdu (cera perdida) en Mesopotamia y en Egipto que permitió modelar objetos de bronce. La tecnología metalúrgica de la fabricación de bronce es uno de los hitos más importantes de la historia de la humanidad pues dio origen a la llamada Edad de Bronce. El bronce fue la primera aleación fabricada voluntariamente por el ser humano: se realizaba mezclando el mineral de cobre (calcopirita, malaquita, etc.) y el de estaño (casiterita) en un horno alimentado con carbón vegetal. El resultante de la combustión del carbón, que se oxidaba formando dióxido de carbono y producía la consecuente reducción los minerales de cobre y estaño a metales. El cobre y el estaño que se fundían, se aleaban entre un 5 y un 10% en peso de estaño.

Una aleación metálica es un producto obtenido a partir de la unión de dos o más elementos químicos (como mínimo uno de los dos debe ser un metal) formando una disolución sólida que presentará las características propias de un metal. El disolvente será el metal mayoritario y el soluto el componente minoritario.

Los elementos que se disuelven completamente entre sí, normalmente satisfacen una o más de las condiciones formuladas por el metalúrgico inglés Hume-Rothery conocidas como reglas de solubilidad de sólidos de Hume-Rothery:

1.Tamaños relativos: esta condición establece que la diferencia de los tamaños de los radios atómicos de soluto y disolvente no sean mayor a un 15% (del tamaño del disolvente), ya que de ser así los átomos del soluto crearían grandes dimensiones de la red y aparecería una nueva fase, lo cual no sería una solubilidad total.

bronce 3

2. La estructura cristalina de cada elemento de la disolución sólida debe ser la misma.

3. Los elementos no deben formar compuestos entre sí; esto es, no debería haber diferencias apreciables entre las electronegatividades de ambos elementos.

4. Los elementos deben tener la misma valencia.

Los grados de miscibilidad del cobre con el estaño para dar bronce se pueden clasificar en términos metalúrgicos en tres categorías: Aleaciones monofásicas por sustitución, aleaciones polifásicas y materiales compuestos.

Para entender el comportamiento de las diferentes aleaciones primero hay que comprender qué sucede en la estructura básica del cobre cuando se le añaden pequeñas cantidades de metales de aleación, y también las reacciones que se producen durante la solidificación y enfriamiento de las aleaciones de su estado fundido. La disposición final de los metales de aleación con respecto a la propia del cobre (cúbica centrada en las caras o FCC) determina las propiedades de la aleación.

bronce 4

Los metales de aleación tienden a incluirse en la red del cobre de tres formas básicas:

1. Sustituyen los átomos de cobre en la red FCC.

2. Se combinan con el cobre y forman regiones localizadas (fases) donde la estructura cristalina es de una forma que difiere de la de cristal de cobre FCC.

3. Son rechazados por el enrejado de cobre solidificado pero están atrapados dentro de los intersticios de la red.

El estudio de estas estructuras ha dado lugar a la representación gráfica de cómo se comportan los sistemas de aleaciones binarias (de dos componentes). Esta representación se llama diagrama de fases. Cuando se estudian aleaciones binarias se construyen estos diagramas temperatura-composición en los que la presión se mantiene constante, normalmente a 1 atm. En dichos diagramas se representa la temperatura en el eje de ordenadas y la composición de la aleación, en tanto por ciento de soluto, en el de abcisas. La constitución de una aleación a una determinada temperatura queda determinada por las fases presentes, la fracción en peso de cada una de ellas y por su composición. La estructura de la aleación se describe por el tamaño y forma de las fases presentes.

bronce 5

Aleación monofásica por sustitución

Con menos del 11 % de estaño (al 8 % de estaño por ejemplo) la aleación será completamente sólida cuando la temperatura cae por debajo de aproximadamente 850°C. En condiciones de equilibrio de enfriamiento lento, la fase sólida que se forma es un cristal cúbico centrado en las caras (FCC o fase α). Los átomos de estaño sustituyen directamente en la red cristalina a átomos de cobre y tienen el efecto de fortalecer la red de cobre puro, ya que ponen a prueba su estado natural, es decir, que alteran la distancia habitual entre los átomos de cobre sometiendo la estructura a tensiones mayores. En cambio, dado que la estructura FCC se mantiene, también lo hacen sus propiedades, como por ejemplo la ductilidad.

Aleación polifásica

Si el contenido de estaño aumenta por encima del 11% parte de la fase α se transformará al enfriarse por debajo de los 400ºC apareciendo una nueva fase (fase delta) que se intercalará a lo largo de os cristales de la FCC.

bronce 6

Material compuesto (composite)

Como por ejemplo por adición de plomo, que es insoluble en el bronce y forma estructuras totalmente al margen de la propia del cobre.

bronce 7

Para las esculturas de cobre se emplea el bronce con menos de un 11% de estaño para que éste sea monofásico (por sustitución) y la técnica cire-perdu (cera perdida) es la empleada para darles forma.

Técnica de modelado de bronce: cera perdida

Se crea un modelo con un material maleable y fácilmente fundible, como puede ser la cera de abeja, la parafina o la silicona, y éste se forra con un material maleable que endurezca despacio como la escayola o la arcilla y que sea refractario (resistente al fuego) hasta crear un molde hermético.

bronce 8

Se colocan unos clavos que se introducen en el modelo para que quede sujeto al molde. Igualmente, se suelen abrir pequeños orificios, llamados bebederos, que se pueden realizar colocando canutos de papel encerado o poliestireno que atraviesan el molde.

bronce 9

Cuando se ha endurecido el molde definitivo, con sus bebederos y clavos, si la escultura es pequeña, se puede verter directamente el bronce fundido hasta macizarlo. Si la figura es monumental es conveniente conseguir que sea hueca, pues la cantidad de bronce puede ser excesiva, repercutiendo tanto en peso como en coste económico.

Para obtener una escultura hueca se vierte por el orificio principal una pequeña cantidad de cera que quede adherida a las paredes del molde cubriendo por completo su superficie interna. El interior sigue quedando vacío y se rellena con una sustancia que va a actuar de macho: una solución de ladrillo poroso molido y escayola, por lo que al endurecer queda un alma ligera pero maciza y resistente, sujeta por los clavos del molde, de modo que no se mueve y no deforma la cera. El molde, convertido en un bloque sólido y resistente, ya se puede llevar al horno de fundición o mufla.

Al introducir el molde en la mufla, en posición invertida, la cera se derrite y sale por los bebederos, pero el macho queda fijado por los clavos manteniendo la misma separación y disposición y dejando un hueco homogéneo entre el alma y el molde. Ese hueco es el que será rellenado por el bronce licuado al ser vertido por el orificio principal. Hay que tener en cuenta que los metales disminuyen su volumen al solidificarse, por lo que, para evitar que se produzcan cavidades al contraerse el metal, la solidificación ha de comenzar en las partes de menor tamaño y más alejadas de los bebederos, continuando de manera gradual en dirección de las mazarotas o respiraderos, los cuales facilitarán la salida de aire, asegurando que no queden burbujas ni restos de cera o escayola. En los respiraderos tendremos el metal a mayor temperatura y con cierta presión hidrostática, con la finalidad de llenar los huecos que se vayan formando debido a la contracción del metal. Todo el proceso, dependiendo del tamaño y grosor de la pieza, puede durar de varias horas a varios días.

bronce 10

Una vez enfriados el bronce y el bloque macizo, se procede al desmoldado, que sólo puede hacerse destruyendo el bloque. La figura aislada resultante es de textura áspera, porosa y seguramente tenga imperfecciones, junto con los restos de los bebederos. Es necesario cortar los bebederos, limar, pulimentar y abrillantar la superficie (y, si hay huecos hechos por burbujas, se rellenarían con metal fundido y se limarían), hasta lustrar el metal. En la actualidad es común usar arena muy fina proyectada a gran velocidad para el acabado.

Los remates posteriores son tan laboriosos como los de una obra de orfebrería, y van desde, añadir pátinas y diferentes colores, o aplicando disoluciones oxidantes o aplicando calor con un soplete a fin de oxidar el metal.

La pátina es la capa de sales de cobre que se produce sobre la superficie de dicho metal tras el proceso de la corrosión del cobre como un proceso espontáneo, que tiene lugar debido a la tendencia que tienen todos los metales de regresar a su estado original en la naturaleza, normalmente como el mineral del cual fueron extraídos.

En función de las sales de cobre que se formen, esta pátina puede ser estable (la beneficiosa y superficial, ya que protege la integridad del bronce) y la inestable (destructiva).

Pátinas estables

Las impurezas del aire, la tierra y el mar causan corrosión, pero este tipo de pátinas por lo general son sólo superficiales y protegen el bronce contra ella. Una buena pátina no debe ser quitada de monedas, esculturas o superficies en general, ya que si se quita, la superficie brillante recién expuesta se oxidará otra vez, causando la pérdida de metal.

Algunos óxidos de cobre son el óxido cuproso (cuprita) que es el que tiende a formarse primero y tiene generalmente colores rojizos. Éste se convierte en rápidamente óxido cúprico (tenorita) que es marrón oscuro o negro. Prácticamente todas las monedas antiguas de bronce tienen sobre la superficie metálica al menos una fina capa de óxido de cobre marrón. El sulfato de cobre (antlerita) o sulfuros de cobre (novelita y calcocita) dan un color verde a azul verdoso.

El carbonato de cobre, la mayoría de las veces hace pátina verde (malaquita) y ocasionalmente azul (azurita y calconatronita). El carbonato de cobre es una reacción adicional del óxido de cobre, no del cobre, pues sólo se formará sobre los óxidos de cobre marrones o rojos. Como el óxido de cobre es más estable que el carbonato de cobre, a veces se puede quitar sólo el verde dejando la pátina original de color rojo o marrón.

El acetato de cobre (cardenillo), es de color verde y venenoso.

bronce 11

Pátinas inestables o destructivas

La presencia de sales de cloro, atacamita y paratacamita, sobre la superficie de monedas, esculturas y otros objetos formadas por aleaciones de cobre es muy destructiva.

El cloruro cuproso y el cloruro cúprico, combinados con el oxígeno y el agua del aire producen ácido clorhídrico ocasionando unas manchas de color verde pálido a azul verdoso, suaves y polvorientas sobre la superficie del objeto, corroyéndolo y produciendo más cloruros de cobre, iniciando de nuevo la reacción para producir más ácido clorhídrico, y así sucesivamente hasta hacer desaparecer el objeto.

Pátinas artificiales

Las pátinas artificiales se aplican al cobre o al bronce utilizando agentes oxidantes como permanganato potásico, dicromato potásico, ácido sulfúrico diluido, etc. que reaccionan con la superficie para formar una capa delgada de corrosión de color tal y como se formarían naturalmente. La pátina puede ser transparente u opaca y a veces se aplica en cierto número de capas para producir efectos muy variados.

Tradicionalmente las esculturas se han patinado en distintos tonos de marrones y verdes como imitación de los colores que forman naturalmente el bronce y el cobre expuestos a la intemperie para crear la ficción del paso del tiempo.

Este tipo de pátinas son las empleadas por la mayor parte de los escultores y entre ellos Juan Muñoz. Sus esculturas de bronce, que él llamaba estatuas (por lo humano y por lo ordinario) se integran en el paisaje sin mirarlo, con los ojos cerrados o corrompidos, lo perturban sin ser del todo un objeto ajeno, proponiendo con sutileza un relato mudo que el espectador escribe, con el que el espectador se enfrenta para hablar consigo mismo, como cuando uno pasea solo, introspectivo, entre la maroma, y la maroma lo delata ante sí mismo.

El bronce representa el artificio más ancestral y perdurable del hombre para representar al hombre, y tiene la paleta de color de un paisaje miope, la ficción monocromática del entorno. El gris plomizo de sus esculturas de resina, a resguardo, tienen la misma impronta que los colores del bronce a la intemperie: son neutros, son transeúntes ordinarios, son sólo historia.

bronce 12

La habitación donde siempre llueve (1992)

Quisiera hacer una habitación así, sin esperanza, llena de una lluvia irrefutable cayendo sobre una conversación indiferente. J.M.

Gracias Juan Muñoz.

bronce 13

Para saber más sobre Juan Muñoz recomiendo ver el documental biográfico IMPRESCINDIBLES: Juan Muñoz, poeta del espacio, producido por TVE coincidiendo con el décimo aniversario de la muerte del artista en agosto de 2001.

Para ver el proceso de fusión a la cera perdida recomiendo ver el vídeo de Microfusión Catalana.

Este artículo participa en la XXX Edición del Carnaval de Química alojado en el blog Activa tu neurona.

Esta entrada participa en la VIII Edición del Carnaval de Humanidades, cuyo blog anfitrión es ::ZTFNews

BgOIyWECMAAI30uFuentes

R. Hultgren and P.D. Desai, Selected Thermodynamic Values and Phase Diagrams for Copper and Some of Its Binary Alloys, Incra Monograph I, International Copper Research Association, Inc., New York (1971).

Stephen Farthing, Toda la historia del Arte. Ed. Blume (2010)

W.A. Glaeser and K.F. Dufrane, The Design of Boundary Lubricated Cast bronze Bearings, Cast bronze Bearing Institute, Inc. (1978).

Joseph A. Babor y José Ibarz, Química general moderna. Ed. Marín (1965)

VV AA, Técnicas y medios artísticos. Ed. Centro de Estudios Ramón Areces (2010)

Microfusión: Fusión a la cera perdida (vídeo)

Imágenes: Wikipedia, Artelista.com

    1 comentario en "Estatuas de bronce e historia"

    • RAHUL says

      Hi, the above write up contains good information, can you please tell what will be the change in leaded bronze behaviour when it will be strain hardened and why it’s hardness will be increased, and what will happened with lead particles?

    Trackbacks

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *