Twitter Facebook Flickr YouTube

Ocaso de cobalto (II)

Para Ana Mª Bello Moráis, mi madre,

porque ella es la luz que todo lo engalana.

Este verano visité la Mostra Internacional que celebra el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa de A Coruña, y entre las obras expuestas seleccionadas estaba un cuadro con una presencia rotunda y a la vez de una belleza encandiladora y delicada. Se trataba de un pedazo de cielo rosicler, de una ventana impoluta hacia un cielo ligeramente azul donde se difuminan unas nubes tan finas y rosadas como la piel. Ese colorido tan sutil, con un límite tan difuso, recorre de un golpe de vista todos los ocasos, esa obsesión perenne de la pintura a lo largo de toda la historia del Arte. Recordé las minuciosas pinceladas rosas de las obras de Turner, de Monet, de Renoir, hasta las abruptas pinceladas de los horizontes de Rothko. Este cielo era sólo un pedazo del cielo, sólo el matiz.

Cuadro F. Herbello

Cuadrado higroscópico. Cloruro de cobalto II sobre lienzo (106,2 x 106,5 cm). Fran Herbello, 2014

El título de la obra es Cuadrado higroscópico y la ficha técnica Cloruro de cobalto II sobre lienzo. Un solo pigmento que alberga los azules y los rosas del cielo, un solo pigmento tornadizo e higroscópico sobre un lienzo blanco impoluto. Me emocioné muchísimo. Estaba ante una obra de inmensa belleza, con la perfecta armonía de ese tipo de Arte en el que nada es caprichoso: el objeto, el título y los materiales. Todo cobraba un sentido mayor, era más que un pedazo de cielo impresionista, era el mismo cielo congelado en un cuadro.

El objeto, el título y los materiales están perfectamente encajados, y es ahí donde residen las diferentes capas de lectura, donde se esconde la belleza íntima de la obra. Y todo nace de la simetría del cloruro de cobalto II empleado como pigmento. De nuevo la Química ha posibilitado esta obra y la ha dotado de sentido.

cobalt-chlorideEl cloruro de cobalto II es un compuesto cristalino que atrae la humedad ambiental y la incorpora a su estructura –es higroscópico- y además es capaz de irse disolviendo en ella lentamente –es delicuescente-. Estas propiedades le dotan de una particularidad mayor, y es que según haya o no humedad este compuesto puede presentarse de dos formas: la forma anhidra, o sin agua, y la forma hidratada, con agua en su estructura, y ambas formas, a causa de la diferente simetría que presentan, tienen un color diferente, azul (la forma anhidra) y rosa (la forma hidratada).

La razón última por la cual ambas formas del compuesto conviven en esta obra y presentan diferentes coloraciones puede describirse por medio de la Teoría del Campo Cristalino y el efecto Jahn-Teller. Como el cometido de este artículo no es dar una lección sobre Química fundamental, voy a describir el fundamento químico del color en este compuesto manteniendo el rigor pero de una forma simplificada.

El cloruro de cobalto II hidratado es un complejo cristalino, lo que quiere decir que su estructura y sus enlaces se distribuyen en una red tridimesional. Si nos fijamos en el entorno del  átomo de cobalto de la figura (representado en gris) veremos que éste se presenta rodeado de seis ligandos diferentes: dos átomos de cloro (verde) y cuatro moléculas de agua (hidrógeno blanco y oxígeno azul), conformando un entorno de geometría octaédrica alrededor del cobalto.

Estructura CoCl2 hidratado

El cobalto se enlaza a los seis ligandos por medio de los electrones de valencia. Estos electrones son los que actúan como “pegamento” entre todos los átomos que componen la estructura.

Si el cobalto se encontrase en un entorno esférico, todos sus electrones de valencia estarían al mismo nivel energético, con la misma probabilidad o tendencia a actuar como “pegamento”. Pero cuando los ligandos se colocan en un entorno octaédrico los electrones se distribuyen en dos niveles energéticos diferentes, una parte de los electrones se estabiliza por la presencia de estos ligandos, porque pueden unirse entre sí formando una estructura estable, y otra parte se desestabiliza porque aparecen repulsiones entre los electrones del cobalto y los electrones de los ligandos. De esta manera los electrones pueden estar en dos niveles energéticos y no sólo en uno, y para pasar de un nivel inferior a un nivel superior necesitan absorber energía.

geom octa CoCl2

Dentro de la radiación visible, la que observamos como colores, tenemos colores más energéticos que otros. La energía de la radiación visible la encontramos en el espectro electromagnético: la radiación azul-violeta es la más energética que podemos ver (por encima de ella está el ultravioleta, que es invisible), y la radiación roja la menos energética (por debajo de ella está el infrarrojo). La radiación visible tiene energía suficiente como para promover un electrón de un nivel inferior a otro superior en el cloruro de cobalto II hidratado.

espectro

Para promover un electrón a un nivel superior de energía este compuesto necesita absorber radiación de la energía que se corresponde con el color verde, y esto es lo realmente importante, ya que si absorbe la radiación verde es precisamente la que no podremos ver. El compuesto lo vemos del color complementario al verde, del color que no necesita absorber, sino del que refleja. Por este motivo el compuesto lo vemos de color rosa, que es el complementario del verde.

Color Octa CoCl2

Cuando el cloruro de cobalto II hidratado se seca completamente, pierde todas las moléculas de agua que actuaban como ligando, se forma el cloruro de cobalto II anhidro.

El cloruro de cobalto II anhidro también es un complejo cristalino, es decir, también muestra una estructura tridimensional donde todos los átomos están unidos entre sí siguiendo un arreglo geométrico. Si nos fijamos en un átomo de cobalto de la estructura cristalina podemos verlo rodeado de cuatro átomos de cloro. En la figura el cobalto aparece de color gris y los átomos de cloro de color rojo, conformando un entorno tetraédrico alrededor del cobalto.Estructura Td CoCl2

Como cualquier variación en la simetría de un compuesto afecta a cómo se distribuyen los electrones de valencia, ocurre que éstos dejan de estar al mismo nivel de energía y pasan a ocupar dos niveles de energía diferentes.

geom Td CoCl2

La situación parece similar a la del compuesto hidratado, pero en realidad la diferencia energética entre un nivel y otro es menor en un entorno tetraédrico que en uno octaédrico. Esto se traduce en que el electrón necesitará menos energía para saltar del nivel inferior al superior en el compuesto anhidro que en el hidratado.

Geom Oct-Td CoCl2

Si el compuesto hidratado absorbía radiación de la energía correspondiente al color verde (y por eso lo veíamos rosa), éste absorberá radiación menos energética que el verde, absorbiendo de hecho radiación de energía correspondiente al color naranja. Si el compuesto absorbe la radiación naranja querrá decir que esa será precisamente la que no vemos, y es por ello que el compuesto anhidro lo observamos del color complementario al naranja: el azul.

Color Td CoCl2

A causa de esta variación de color del cloruro de cobalto II este compuesto se utiliza como indicador de la presencia de humedad. La coloración rosa indicará presencia de humedad y la azul ausencia de ella. Esta particularidad lo convierte en un compuesto muy práctico. Veremos sus múltiples aplicaciones en el artículo siguiente de esta serie.

El uso del cloruro de cobalto II como pigmento único en la obra Cuadrado hidroscópico es suficiente para mostrar cómo ambos colores, con todos sus matices, conviven a causa de los diferentes grados de humedad que se dan sobre el lienzo. Para lograr este efecto el artista disolvió el cloruro de cobalto II hexahidratado (que es la versión del compuesto que se comercializa) en agua en una proporción 1:10. A continuación pintó un lienzo de algodón 100% sin imprimar con esta disolución, de forma que el algodón pudo absorber gran parte de la humedad. En los bordes del cuadrado, donde hay un mayor grado de sequedad por tratarse de un límite de fase, el azul es más intenso, mientras que hacia el centro del cuadrado el rosa es el color dominante.

Cuadro límite fase con pigmento

En los museos las condiciones de temperatura y humedad están controladas, de forma que en este entorno el cuadro, una vez haya alcanzado el equilibrio, se mantendrá inmutable, presentará la misma coloración y los mismos matices siempre y cuando estas condiciones se mantengan. Como cualquier museo o galería ha de estar acondicionada para garantizar la preservación de las obras, este cuadro se mantendrá siempre inerte.

Este hecho es ya de por sí una de las capas de lectura de la obra: gracias a que nos esforzamos por conservar el arte a lo largo de la historia, esta obra permanecerá inmutable a lo largo del tiempo. Mientras nosotros estemos aquí, esta obra se mantendrá tal cual ha sido concebida. En realidad esto es lo que ocurre con todas las formas de arte, pero en esta obra la posibilidad de pérdida y degradación es inminente, es una representación de esa urgencia.

La otra lectura de la obra es que es un pedazo de cielo rosicler encerrado en un lienzo, expuesto. Y el único pigmento con el que fue pintado se comporta de la misma manera que lo hace la atmósfera cuando se acerca el ocaso: cuanto mayor sea el grado de humedad más potencia adquirirá el rosa de las nubes y más se irá atenuando el azul del cielo.

Cuadro F. Herbello (2)

Esta obra es un trozo de atardecer que, por nuestra naturaleza historicista, conservaremos inerte, resguardado en la atmósfera controlada de un museo. Es un elogio al Arte, a la Ciencia que lo compone y lo preserva, a la naturaleza humana, a la Naturaleza misma, a la luz que todo lo pinta.

La serie de este artículo continúa en Ocaso de cobalto (III)

 

Agradezco a Fran Herbello, autor de Cuadrado higroscópico, esta magnífica obra, así como su atención y generosidad.

    9 comentarios en "Ocaso de cobalto (II)"

    • ¿Es este el material con el que se recubrían las “virgencitas indicadoras” como la que tenía mi abuela en una repisa?

      • Deborah García Bello says

        Efectivamente José. En el próximo artículo de la serie hablaré de las aplicaciones de esta sustancia, siendo unas más útiles que otras 😉

    • Reconozco que de haber visto la obra sin leer tu post no me habría enterado ni de un 5% de su contenido.
      Me parece una pasada haber pensado en todo eso para hacer una pieza en apariencia tan sencilla.

      Chapó por él y por ti por explicarla.

      • Deborah García Bello says

        Es una obra que requiere su tiempo, su reflexión, pero creo que las “pistas” están muy bien pensadas: el título y la ficha técnica son fundamentales. Es un claro ejemplo de que esa información nunca debe ser pasada por alto. Es una pieza que de por sí es bonita, y de hecho no es lo mismo verla en una pantalla que en directo, así que estoy segura de que apreciarías más que ese 5%.
        La intención primigenia de esta obra, ya sólo por el título, podría pensarse que trata de la conservación del arte, del papel que desempeñan los museos; pero además de eso lo que yo vi, cuando aún no había leído el título, fue en un pedazo de cielo. Fuese o no intencionado, el caso es que a mí me cuenta todo eso.
        Gracias por el comentario Diana 🙂

    • Marisa Castiñeira says

      En Naukas ya me gustó, y comenté que nadie me había explicado tan bien un cuadro. Pero al verlo ahora plasmado en el blog aún me gusta más.
      Y ese final “Esta obra es un trozo de atardecer……… Elogio al arte y a la ciencia ….a la naturaleza humana…..la luz que todo lo pinta” Que riguroso y precioso artículo .

      • Deborah García Bello says

        Pensé que esta obra se merecía más de 10 minutos, porque hay mucho arte y mucha ciencia tras ella, y la verdad es que me apetecía recrearme.
        Muchísimas gracias Marisa 🙂

    • Belén Barrero says

      Hola Deborah,
      También soy química y una apasionada de la pintura sobre todo desde el impresionismo a nuestros días.
      En cuanto he visto el título de tu vídeo en NAUKAS, lo he abierto con muchísimo interés y no me ha decepcionado. Desde el inicio cuando mencionas el cambio que tuvo lugar en la pintura con la aparición de la fotografía, pasando por la selección de pinturas y pintores(Pissaro, Monet, Renoir, Turner…) me encantan todos ellos, hasta el cuadro de Fran Bello (no lo conocía, me informaré sobre él). Me ha parecido muy interesante la explicación química y física de los cambios de color que tienen lugar en este compuesto y su comparación con los atardeceres y amaneceres.
      Enhorabuena!!! y Gracias!!!
      (Como anécdota me gustaría contarte, que soy profesora en un Instituto y en esos días que están próximas las vacaciones y que tanto los alumnos como profesores estamos cansados, alguna vez he ido con algún grupo al laboratorio y hemos utilizado el cloruro de cobalto(II) hidratado disuelto en un poco de agua(color casi burdeos), han pintado con un pincel lo que han querido en un folio y luego han metido los folios en una estufa de secado. En unos minutos al sacarlo ven que su obra, ha cambiado a un azul intenso y si la dejan un rato al aire, van apareciendo los rosas)
      De nuevo, muchas gracias Deborah

    Trackbacks

    • Trackback from Ocaso de cobalto (II) | DIMETILSULFURO | libros...

      […] El título de la obra es Cuadrado higroscópico y la ficha técnica Cloruro de cobalto II sobre lienzo. Un solo pigmento que alberga los azules y los rosas del cielo, un solo pigmento tornadizo e higroscópico sobre un lienzo blanco impoluto. Me emocioné muchísimo.  […]

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *