Twitter Facebook Flickr YouTube

¿Son más seguros los productos sin parabenos?

Parabenos150-01

Es habitual encontrarse cosméticos de todo tipo, desde geles de ducha a cremas hidratantes, libres de parabenos. Que prácticamente todos los productos del mercado especifiquen en el propio envase que están libres de parabenos nos lleva a pensar dos cosas: primero, que los parabenos son algo a evitar, y segundo, que hay otros productos en el mercado que sí los llevan  y que por tanto serán peores. Sin conocer qué son y para qué sirven los parabenos ya los estamos catalogando de nocivos. ¿Realmente lo son?

Sería bueno informarse primero sobre qué son esos parabenos, también hay que pensar que si en el mercado encontramos productos debidamente etiquetados que sí los contienen, quiere decir que han pasado los controles de calidad y que han resultado ser seguros; de lo contrario no habrían llegado a la tienda. Podríamos pensar que el hecho de que unos productos los contengan y otros no puede tratarse o bien de una cuestión de márquetin o simplemente de una cuestión de especificidad del producto.

Los parabenos son conservantes. Los conservantes se incorporan principalmente a los productos para evitar su deterioro y prolongar su vida comercial, así como para proteger al consumidor de la posibilidad de infección frente a algún determinado microorganismo patógeno. Normalmente todo producto está expuesto a dos tipos de agentes potencialmente contaminantes durante su uso, como son el medio ambiente y el propio consumidor.

parabenos (1)

Dentro de los conservantes encontramos los antioxidantes, los antimicrobianos y antifúngicos. Los parabenos tienen actividad antimicrobiana y antifúngica, y existen de varios tipos cuyo uso está permitido en cosmética: Methylparaben, Ethylparaben, Propylparaben y Butylparaben, y sus sales de calcio, sodio y potasio. Han sido utilizados desde hace más de 70 años con un excelente registro de seguridad, estables y efectivos en un amplio rango de pH y estables al calor. Ocupan el segundo lugar tras el agua como ingrediente más utilizado en las formulaciones cosméticas. Considerando el amplio uso que muestran en la industria, la incidencia alérgica es relativamente baja en comparación con otros conservantes, son considerados los conservantes más seguros y de mayor tolerancia para pieles sensibles.

Experimentos en animales han demostrado que los parabenos tienen una débil acción estrogénica y que esta acción aumenta con la longitud de su grupo alquilo (metil, etil, propil, butil, etc.). Científicamente se ha demostrado que la actividad estrogénica del Butylparaben es insignificante en su uso normal, lo mismo se puede concluir para sus análogos con grupo alquilo más corto, como el Methylparaben, Ethiyparaben y Propylparaben. La razón por la que estos estudios se llevaron a cabo es que algunos estrógenos son conocidos por promover el crecimiento de los tumores; sin embargo, la actividad estrogénica y la actividad mutagénica de los estrógenos no es la misma, así que no todos los compuestos con actividad estrogénica son potencialmente cancerígenos. De todas formas no hay evidencia científica de que ningún cosmético que contenga parabenos represente un riesgo para la salud, principalmente por las bajas dosis que contienen y también por el hecho de que es improbable que los parabenos penetren en el tejido y se acumulen allí. El consenso es que cualquier efecto estrogénico que puedan tener los parabenos de los productos cosméticos es insignificante comparado con aquellos procedentes de los estrógenos naturales y otros xenoestrógenos.

parabenos

Es biológicamente inverosímil que los parabenos puedan aumentar el riesgo de cualquier variable mediada por los estrógenos, incluyendo efectos en el sistema reproductivo masculino o en el cáncer de pecho; y el efecto de una exposición, en el peor de los casos, cotidiana, presentaría menos riesgos que los propios que tiene la ingestión en la dieta de fitoestrógenos naturales*.

Todo esto se traduce en que precisamente los parabenos que se utilizan en cosmética son los que han demostrado ser seguros y, por tanto, son los únicos que encontramos en la lista de conservantes que legalmente pueden emplearse en cosmética.

Aunque los parabenos son una amplia familia de compuestos, cada uno de ellos ha sido analizado individualmente, así que insinuar que todos los parabenos, en términos generales, son inseguros, es una falacia, además de crear una innecesaria alarma social.

Cuando se probó que los parabenos de cadena larga podían tener actividad estrogénica la noticia saltó a la prensa infiriendo que los parabenos producían cáncer, y se creó una alarma generalizada e injustificada sobre el uso de parabenos. Empezaron a proliferar artículos en internet en los que explicaban cómo identificar a los parabenos, sin distinción, en la lista de ingredientes de productos cosméticos. Las bandejas de entrada de correo electrónico se llenaron de mensajes en cadena que advertían que los productos cosméticos eran inseguros y que producían cáncer. Es lógico que ante todo esto muchas marcas tomasen la determinación de advertir al consumidor de que su producto no llevaba esta clase de compuestos, y que por tanto no había duda de su seguridad.

PARABEN-1

Lo que decidieron algunas marcas es incluir el mensaje de sin parabenos en su envase para que el consumidor estuviese completamente seguro de que no contenía ningún parabeno, ni de los seguros, ni de los de cadena larga, a pesar de que sería imposible incluir en la formulación de un cosmético un parabeno inseguro. Si una marca se diferencia de las demás por llevar o no llevar cierto compuesto, esto ya se convierte no sólo en un reclamo, sino en la intrusión en el ideario colectivo de que hay algo perjudicial y malicioso en el hecho de hacer lo contrario. Así sucedió que una gran variedad de productos de diferentes marcas se sumaron al sin parabenos.

paraben free

Como todos los productos cosméticos tienen que llevar conservantes para que su uso sea seguro, han de incluir otros en su lugar, quizá menos efectivos, quizá con un historial de inocuidad más corto, o quizá más específicos. El caso es que siempre hay que incluir conservantes. Normalmente en lugar de parabenos se incluyen liberadores de formaldehído como DMDM hydantoin, Imidazolidinyl urea o Quatermium-15, ya que son baratos y muy solubles en agua, pero son considerados alérgenos; alcoholes como el phenoxyetanol, que es un excelente bactericida de amplia tolerancia; ésteres de glicérido como gliceril laurato, gliceril caprato y gliceril caprilato, donde su efectividad depende de la longitud de la cadena, no son muy efectivos frente a hongos; polialcoholes como glicerol, propilenglicol, butilenglicol, pentilelglicol, hexilenglicol y caprililglicol, para los que su efectividad depende la longitud  de la cadena, no son efectivos frente a hongos pero sí a bacterias y necesitan de elevadas cantidades para que ejerzan de conservante y esto puede producir comedogenia (obstrucción de poros) en algunos casos.

La idea importante es que si un producto cosmético lleva o no parabenos no es indicativo de seguridad, y dado que los conservantes son indispensables para que un producto cosmético sea seguro, llevará otro conservante en su lugar. De cualquier forma, todo producto cosmético debidamente etiquetado ha pasado por los pertinentes controles sanitarios, así que sin ninguna duda sea cual sea el conservante que contenga, éste será seguro.

Todo esto me lleva a una reflexión general, y es que ante tanta publicidad sobre lo sin química o lo natural se ha creado un miedo irracional ante la desconocida composición de los cosméticos. El consumidor medio no tiene que saber para qué sirve cada ingrediente de un producto, y tampoco suele tener los conocimientos suficientes como para discriminar a un ingrediente y tacharlo de nocivo. Hay que tener siempre presente que el consumidor medio está protegido, que todo lo que adquiere en un supermercado o en una tienda, si está debidamente etiquetado, implica necesariamente que es seguro, que se ha descartado la posibilidad de que produzca enfermedades como el cáncer.

Que un producto sea seguro para el consumidor en términos generales, no implica que sea inocuo para un consumidor con necesidades específicas, pero aquí ya nos vamos a casos concretos como alergias o intolerancias. Que una fracción importante de la población tenga alguna intolerancia o alergia implica que cualquier producto que contenga algún ingrediente potencialmente peligroso para estas personas también vaya debidamente indicado en el envase del producto. Así que estamos doblemente protegidos y a salvo. Otra cosa es que la ausencia de un ingrediente potencialmente peligroso para una persona alérgica o intolerante sea utilizada como reclamo para el público general. Éste no será el caso de los parabenos ya que no son potencialmente alergénicos.

Existen directivas legales que controlan este tipo de publicidad:

En el reglamento (UE) No 655/2013 de la comisión del 10 de julio de 2013 por el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos, figuran una serie de criterios comunes, entre ellos el de imparcialidad, donde se especifica que:

  1. Las reivindicaciones relativas a productos cosméticos han de ser objetivas y no denigrar a los competidores, ni denigrar ingredientes utilizados legalmente.
  2. Las reivindicaciones relativas a productos cosméticos no deben crear confusión con productos competidores.

Yo entiendo que si un producto indica que no lleva parabenos está denigrando un ingrediente de uso legal y que esto además crea confusión con respecto a los productos de su competencia que sí los contengan. Entiendo también que esta tendencia a especificar que un producto no lleve parabenos viene del hecho de que el uso de un tipo de parabenos en concreto sí es ilegal. También es lógico que ante la vorágine informativa y viral surgida tras la noticia de que los parabenos de cadena larga podían presentar actividad estrogénica muchas marcas tomasen la determinación de advertir al consumidor de que su producto no llevaba esta clase de compuestos, y que por tanto no había duda de su seguridad.

Lo que el consumidor dedujo de esta cadena de sucesos es que todos los parabenos son nocivos, sin distinción, decantándose a comprar los productos que no los llevan y creyendo que en el mercado pueden encontrarse cosméticos potencialmente cancerígenos.

Esta farsa llegó a popularizarse hasta el punto de que grandes empresas tomaron la decisión de retirar todos los parabenos de sus formulaciones cosméticas. Los laboratorios que investigan y diseñan los productos cosméticos son los primeros que aseguran que los parabenos son seguros, y que por culpa de la alarma social creada se han visto obligados a retirar estos conservantes y a utilizar otros en su lugar. El resultado ha sido que publicitar sus productos como libres de parabenos no ha hecho más que alimentar esta falacia. Se ha convertido en un reclamo más, pero ha llegado a convertirse en un reclamo muy dañino para la industria cosmética, pues hace creer al consumidor que hay productos inseguros en el mercado, que la industria cosmética engaña y que es peligrosa.

La idea que quiero que quede clara es que no existen productos cosméticos en el mercado, debidamente etiquetados, que sean inseguros. Que los productos sin parabenos no por ello son mejores que los que sí los llevan. Que como en todo, hay calidades, pero los parabenos no hacen que un cosmético la gane o la pierda.

¡Vota a DIMETILSULFURO en la 9º Edición de los Premios 20Blogs

Ilustración de portada realizada por Tamara Feijoo

Este artículo participa en el XLIV Carnaval de Química alojado en el blog de Melquíades de@waltzing_piglet

Fuentes

Antiperspirants and Breast Cancer Risk. The American Cancer Society, 2014 

Diario Oficial de la Unión Europea L 190/31, 11.7.2013

*A Review of the Endocrine Activity of Parabens and Implications for Potential Risks to Human Health. Golden, Robert; Gandy, Jay; Vollmer, Guenter. Critical Reviews in Toxicology, 2005, 35(5),  Pp 435-458

Parabens (fact sheet), 2013. Centers for Disease Control and Prevention.

Paraben esters: review of recent studies of endocrine toxicity, absorption, esterase and human exposure, and discussion of potential human health risks. Darbre PD, Harvey PW. J Appl Toxicol. 2008;28:561-578.

Parabens.US Food and Drug Administration (FDA). 2007

Can Rumors Cause Cancer? Oxford Journals Medicine & Health, Journal of the National Cancer Institute, JNCI, Volume 92, Issue 18, Pp. 1469-1471

Safety assessment of esters of p-hydroxybenzoic acid (parabens). Food and Chemical Toxicology. Soni, M. G.; Carabin, I. G.; Burdock, G. A. (2005), 43(7), Pp 985-1015.

Conservantes en cosmética dermatológica (II). Formaldehido. Liberadores de formol. Mercudiales. Triclosan. Parabenos. Fenoxietanol. Euxyl K400. Metilcloroisotiazoinona y metilisotiazolinona (Kathon CG). Yodopropinil-butil-carbamato. E. Serra-Baldrich. Actualidad dermatológica: revista científica de dermatología médico-quirúrgica, ISSN 0210-279X, Vol. 42, Nº 11, 2003 , págs. 865-872

Imágenes

www.farmalista.es, www.mommyconnections.ca, www.acarolada.wordpress.com, www.dermatologiaymascosas.blogspot.com.es

    17 comentarios en "¿Son más seguros los productos sin parabenos?"

    • Carmen says

      Gracias Deborah por sus explicaciones tan claras y tranquilizadoras. Es un placer leerle.

      • Deborah García Bello says

        Gracias Carmen 🙂

    • buenas, la relación estructura actividad de parabenos y estrógenos se llama bioisósterismo, y como dices, en esta familia de compuestos es escasa la relación pero no inexistente… esta relación es más fácil de identificar en otros grupos químicos como metales pesados, como el cadmio-estrógeno, o los fitoestrógenos-estrógeno [aquí hay una colección gigante de estructuras, en general referentes a la ganadería con el trebol rojo, y con conceptos afines como el imprinting]

    • Genial! Justo andaba buscando información sobre este tema. Y solo he tenido que buscar 5 minutos en google jeje. Buena entrada. Sigue así.

      • Deborah García Bello says

        Muchas gracias Mariano 😉

    • cosmetica natural says

      Oye. Que currado. Soy una fans de la cosmetica natural y siempre la recomiendo. Gracias por compartir. Bsos.

    • Hardrada says

      Muchas gracias, llevaba tiempo con la mosca detras de la oreja pero no terminaba de encontrar informacion concreta. Gracias.

    • cosmetica natural sin parabenos says

      Excelente articulo. Estaba buscando informacion al respecto. Gracias por compartir con la gente.

    • Excelente articulo. Estaba buscando informacion al respecto. Gracias por compartir con la gente.

    • Clara says

      ¿Pero el phenoxyethanol si es seguro? ¿La FDA no había advertido sobre su uso? http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2008/ucm116900.htm

    • perla says

      Ha sido bueno encontrar esta información. Pero cierto es también, que parabenos se encuentran en infinidad de productos que usamos a diario (alimentos, cosméticos, D limpieza, etc), y como leí en otras fuentes, Tienen un efecto acumulativo en el organismo. Asi que a través de los años nos habremos expuesto a cantidades considerables de parabenos

    • neus says

      Creo que a las industrias de cósmetica lo que les interesa es ganar dinero y si el usuario es perjudicado de forma lenta y a largo plazo les importa un comino porque será difícil de demostrar. Además para demostrarlo habría que entrar en una guerra legal que todos sabemos que cuesta una pasta que los usuarios de a pie necesitan para sobrevivir día a día, y qué más da que unos cuantos mueran o enfermen….. ¿no? Esta es mi opinión sobre el tema

    • Domando Al Lobo says

      He leído muchas veces que los parabenos están en el 80-90% de los cosméticos. No sé cómo de exacta es esta cifra; pero cuando eres alérgica a los parabenos como yo lo de que es habitual encontrar productos “sin parabenos” es casi una broma. Ahora empieza a haber algo (más por marketing que otra cosa), pero prueba a buscar cualquier producto de maquillaje, afeitado, productos de niños, aseo, incluso jarabes y pomadas y hablamos de lo fácil que es encontrar los que no lo tengan. Por no hablar de la dificultad de encontrar buen etiquetado (en las perfumerías se le quita la caja a todo para los expositores, por ejemplo). 17 botecitos de rimmel tuve que leerme antes de encontrar uno que pudiese usar después de varias incursiones.
      Por lo demás estoy de acuerdo en que no hacen más que meternos miedo con palabrería pseudocientífica y no se puede hacer la equivalencia de química=malo-natural=bueno porque nada más lejos de la realidad.

    • Virginia Sánchez says

      Creer que todos los productos que se comercializan bajo licencia son inocuos es un ingenuidad. Durante cuántos años nos vendieron cigarrillos como productos seguros y cuántas muertes se generaron por su consumo. Muchas veces se ha comprobado que medicamentos seguros resultaron verdaderas amenazas a la salud, vale recordar Viox, Tylenol, las hormonas de reemplazo,y muchos otros. La industria produce para obtener grandes riquezas por el consumo masivo y en ese actuar contrata estudios ¨científicos¨que avalen sus productos. Cuando las evidencias ponen de manifiesto el efecto nocivo simplemente pagan una indemnización.

    • Elena says

      Totalmente de acuerdo.
      El alarmismo genera ganancias a la industria.

    • Elvira says

      No es cierto que todo lo que se vende es seguro. Lo digo por experiencia. Hay que fijarse en los envases aunque tengamos que usar lupa. No compremos como autómatas porque a la larga cuesta más caro.

    • Paco says

      Desgraciadamente, las cosas no suelen ser tan sencillas como se presentan en este artículo: la ciencia va avanzando lentamente y sustancias que ayer se consideraban seguras y se autorizaban en los productos de consumo habitual, pueden pasar a engrosar las listas de productos prohibidos a medida que se acumulan las evidencias de su peligrosidad. A día de hoy hay parabenos cuyo uso está permitido (otros han sido prohibidos), pero
      hay investigaciones, publicadas en revistas científicas prestigiosas, que establecen vínculos causa-efecto entre los parabenos y el cáncer de mama (debido a que los parabenos mimetizan la acción de los estrógenos):

      Charles AK, Darbre PD. (2013). Combinations of parabens at concentrations measured in human breast tissue can increase proliferation of MCF-7 human breast cancer cells. J. Appl. Toxicol. 33: 390-398. – See more at: http://www.breastcanceruk.org.uk/science-and-research/parabens/#sthash.wT6S2Rl3.dpuf

    Trackbacks

    • Trackback from ¿Son más seguros los productos si...

      […]   […]

    • Trackback from ¿Qué son los parabenos?

      […] hablamos de parabenos, nos referimos a un grupo de agentes químicos que, dentro del mundo de la cosmética, se emplean […]

    • Trackback from A vueltas con la etiqueta transgénica (2ª parte) - 1/4 de ambiente

      […] Esa etiqueta es la causa de que apenas se vean transgénicos en Europa y prácticamente toda la producción de MON810 o importaciones se dedique a la ganadería. La propia Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas recomienda no utilizar menciones como “Libre de OGM” o “sin transgénicos”. Por suerte en la UE, podría ponerse al 99,9 % de los productos y eso es lo que nos salva de verla por todos lados. A ninguna marca le supondría ventaja como sí la suponen las engañosas etiquetas «Sin conservantes» y «Sin parabenos». […]

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *